Evolución injerto capilar

Evolución del injerto capilar día a día

La calvicie es un problema que afecta gravemente la vida de las personas. Al influir en su autoestima puede disminuir su capacidad en el trabajo y en sus relaciones interpersonales. En la actualidad, la solución definitiva es un trasplante de pelo. Si tienes dudas del proceso aquí te contaremos todo sobre la evolución del injerto capilar día a día.

El  primer implante capilar ocurrió en Japón en 1939. Sin embargo, no fue hasta la década del 90, cuando se dieron los primeros pasos en la técnica FUE, la cual es hoy día el método estándar. Además, se han inventado instrumentos que permiten una precisión mayor. En suma, los trasplantes capilares modernos, garantizan al paciente un resultado excelente y una cabellera de aspecto natural.

¿Cuándo se efectuó el primer trasplante capilar conocido?

El primer registro histórico que se conoce de un trasplante capilar ocurrió en Alemania en 1822. Entre un estudiante y un maestro de medicina lograron trasplantar folículos pilosos en la cabeza de un paciente. A pesar de que la operación fue un éxito, casi no se repitió el procedimiento. Vendría a ser el siglo XX donde las técnicas de injerto alcanzarían la fama.

¿Cuándo comenzaron los trasplantes capilares modernos?

Todo comenzó en Japón, en 1939, cuando el doctor Okuda diseñó una técnica llamada punch tecnique. Consistía en extraer trozos de piel con folículos pilosos, para luego llevarlos a las zonas afectadas. El doctor Okuda intentaba devolver el pelo a personas que hubiesen sufrido algún tipo de quemadura.

Llegada de las técnicas de injerto de Japón a Estados Unidos

No sería hasta la mitad del siglo XX, cuando Estados Unidos recibiera el método del doctor Okuda y otros médicos japoneses. Sin embargo, todavía pasarían muchos años antes de que los trasplantes capilares se popularizaran en la sociedad americana.

En la década del 70 y comienzos del 80, los injertos capilares eran relativamente grandes y el resultado carecía de un aspecto natural. Después, entre los 80 y los 90 aparecieron los primeros microinjertos. Con el tiempo y los avances científicos evolucionarían hasta convertirse en lo que son hoy día.

¿En qué año se comenzó a usar la técnica FUE y en qué consiste?

La técnica FUE, acrónimo de extracción de unidad folicular, surgió en la década del 90. Viene a ser la cumbre en la evolución del trasplante capilar. Sus mejoras y beneficios con respecto a los procedimientos anteriores la destacan y hacen única.

La técnica FUE consiste en extraer unidades foliculares de una región donante, para injertarlos en otra. El proceso es sumamente refinado y tecnológico. Con un instrumento especial se perfora, selecciona y colectan las unidades más sanas.

Durante la operación las zonas son anestesiadas, el paciente no siente dolor ni molestia. Sus grandiosos resultados la han convertido en la técnica predilecta de los mejores cirujanos capilares del mundo.

¿Cómo crece el cabello?

El crecimiento del cabello es cíclico y consta de tres fases elementales:

  • Fase anágena: Durante esta fase el pelo nace y se desarrolla de dos a ocho años. En este período el pelo crece sin cesar.
  • Fase catágena: Esta es la etapa de transición. El crecimiento se detiene porque suspende la alimentación.
  • Fase Telógena: A partir de esta fase el cabello descansa y luego se cae. Una vez termina este período el ciclo vuelve a iniciar.

Se calcula que al menos 100 cabellos se desprenden durante el día.

Cómo afecta el estado psicológico la salud del cabello

La salud mental altera, para bien o para mal, el comportamiento del cuerpo. Uno de los factores psicológicos que más afectan al cabello es el estrés. Niveles profundos y prolongados de estrés pueden producir una caída anormal del cabello.

Algunos traumas o experiencias intensas como enfermedades, el parto o alguna crisis nerviosa, podría influir negativamente en la salud del cabello. El pelo se volvería frágil, dejaría de crecer y se caería.

Hacer ejercicio aumenta la salud capilar

El principal beneficio de hacer ejercicio es que activa la circulación de la sangre. Esto le conviene al cabello, ya que el pelo se nutre a través de la sangre. Y no solo eso, los deportes también sirven para disminuir el nivel de estrés.

Otro factor de gran importancia es el sudor. Cuando el cuerpo suda, las raíces del pelo se expanden. Esto hace posible el crecimiento de cabello nuevo.

Además de aumentar la salud capilar, hacer ejercicio, también ayuda a las personas a ser felices. Durante la ejecución de una actividad física el cuerpo libera endorfinas, una de las hormonas de la felicidad.

Qué deportes practicar para aumentar la salud capilar

Lo más recomendable es hacer cardio. Es decir, cualquier ejercicio o actividad que estimule la circulación de la sangre. Por ejemplo, el baile, trotar o practicar yoga. Este último especialmente, hay posiciones en las cuales la sangre se concentra en la cabeza beneficiando el cuero cabelludo.

5 mitos sobre el trasplante de cabello

Los injertos capilares son tratamientos temporales

Este es quizás el mito más famoso. La verdad es que el cabello que se trasplanta de una zona de la cabeza a otra jamás volverá a caerse. ¿Por qué? porque los folículos pilosos que se extraen de la zona donante son aquellos que están diseñados genéticamente para no caerse.

Solo los hombres pueden realizar el tratamiento

Falso. Hoy día cada vez es mayor el número de mujeres con alopecia que se realizan un trasplante de cabello. Ellas prefieren hacerlo porque es definitivo. Además, no es necesario raparse antes de operarse.

Los resultados del tratamiento son inmediatos

Los resultados no son inmediatos, pero sí permanentes. Es común que en las primeras semanas se caiga el cabello. Sin embargo, a partir del tercer mes comienza a crecer con naturalidad. Al cabo de un año el paciente podrá disfrutar de una cabellera totalmente nueva y densa.

Es un tratamiento doloroso

El tratamiento no es doloroso. Antes de la operación el paciente recibe una anestesia local. De hecho, el paciente puedo disfrutar de música o de la Tv mientras lo operan.

No es conveniente hacer injertos capilares en personas mayores

Es totalmente normal y válido que personas mayores se realicen un injerto capilar. Solo necesita que la zona donante se encuentre saludable. Sin embargo, dependiendo del paciente, se podría requerir de otra sesión.

¿Puede otra persona donar cabello para un trasplante capilar?

Es básicamente inútil donar cabello para un injerto capilar. Cuando el cabello se extrae aplicando la técnica FUE al ser injertado el cuero cabelludo lo reconoce como idéntico a sí mismo y lo asimila. Si el cabello es de otra persona, el cuero cabelludo lo rechazará, porque genéticamente son incompatibles.

Evolución del injerto capilar día a día

A partir de los 10-15 días

Las primeras semanas es común que la cabeza se hinche por acción de la anestesia. Sin embargo, es posible tomar algún antiinflamatorio que lo reduzca.

También es normal si la región de donde se extrajeron los folículos pilosos se irrita o presenta comezón. Existen varias soluciones. Se puede usar suero salino, tomar paracetamol e ibuprofeno. La mayor advertencia es que no se debe rascar bajo ningún concepto.

En ocasiones, es posible experimentar rigidez en la región de la cual se extrajo el cabello. Esto se reduce con el tiempo de forma natural.

Es probable que la zona del implante se descame. Asimismo, suelen brotar granos diminutos en la región de la extracción en los primeros meses. Se trata de cabellos intentando salir.

Enrojecimiento de las regiones involucradas en la operación por un período de al menos dos semanas.

Se recomienda usar un gel de aloe vera sobre la región donante.

En caso de síntomas que reflejen una posible infección en los folículos, se debe buscar al cirujano inmediatamente. Esto es poco frecuente.

Hay que dejar que las costras caigan solas. Este proceso puede comenzar a partir de la semana.

La caída del pelo es normal.

Desarrollo desde los 15-20 días hasta el primer mes

Es algo común la pérdida de cabello injertado después de la segunda semana. El pelo se cae porque se encuentra en la tercera fase de su ciclo, la de reposo y caída.

Después el pelo entrará en la fase uno del ciclo de crecimiento y el cabello volverá a crecer.

A partir de los tres meses

El cabello vuelve a salir con toda naturalidad. Volviéndose más grueso a medida que crece.

Desarrollo del injerto capilar después de los seis meses

A los seis meses el cabello ya ocupa una dimensión considerable de la zona operada. Se comienzan a ver los resultados. Pero aún hay que esperar seis meses más para disfrutarlos totalmente.

Entre los ocho y diez meses, ya se pueden apreciar casi en su totalidad los resultados. El pelo ha crecido y luce fuerte.

Al año de la cirugía implante capilar

El paciente disfruta del resultado total y permanente de la cirugía. El cabello luce natural y denso. Nadie notará que se trata de un implante. No hay cicatrices ni ningún rastro del injerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *